sábado, 4 de febrero de 2017

Sus condecoraciones



Él baja a tierra todas las noches.
Cuando regresa, los bajos de su pantalón de tela azul, ancho y ocultando los pies, a pesar del reglamento, están manchados.
Quizá de esperma, a lo que hay que añadir el polvo de las calles que ha barrido con su bajo galoneado.
Nunca he visto a un marinero con un pantalón más sucio que el suyo.
Si le exigiera explicaciones, Él sonreiría echándose el gorro hacia atrás:

-Eso me lo han dejado los tipos que me hacen pajas.
-Mientras me la chupan se la menean sobre mi pantalón.
-Esas son sus descargas, la mancha de sus leches, solo eso.

Él se mostraría muy orgulloso de ello.
Lleva esas manchas con un impudor glorioso: son sus condecoraciones.
Jean Genet fragmento de Querelle de Brest

2 comentarios:

  1. Condecoraciones de guerra, me ha encantado el concepto. No descarto plagiártelo. ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No hay problema, el concepto es tuyo, mío y de todos los granujas del mundo.

    Besos

    ResponderEliminar