jueves, 20 de octubre de 2016

Casting

Cada uno los siete putos que en ese momento estaban disponibles succionaron por turno el dedo medio de mi mano derecha.
Todos pusieron entusiasmo en la tarea porque, además de que la escena era vigilada por la Madame del prostíbulo, sabían que dependía de ese casting la elección de quien tuviera el privilegio de mamarme el glande hasta acabar.
Señor Germán

3 comentarios:

  1. Espero que el afortunado te hiciera disfrutar mucho. ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El afortunado tenía boca de sanguijuela y sabía como usarla. A un cara bonita le otorgué el premio consuelo de lamerme los huevos.
    :)
    Beso

    ResponderEliminar
  3. Buena técnica para testar unos labios obedientes y una lengua ágil y experta. Mi boca y ojete gozan de la misma temperatura.

    ResponderEliminar