jueves, 1 de septiembre de 2016

Sweet Home


En tus correrías por el mundo seguramente tendrás la oportunidad de probar novedades que te proporcionarán emociones fuertes.
Pero al volver a casa, a retomar el control de sus propiedades, tendrás que reconocer que el hogar tiene encantos irreemplazables.
¡Hogar, dulce hogar!
Señor Germán

2 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente, en mi caso vivo solo pero igualmente mi casa es mi templo, mi refugio, algo "construido" alrededor mío y sino un simple lugar donde estar. Y eso que me encanta salir y viajar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que llegas al lugar donde te rodean las cosas que has escogido para que te acompañen, para que creen el clima que te contenga.
      Y ni te cuento cuando entre tus propiedades un chico complaciente espera para envolver tu virilidad con su calidez.
      Beso

      Eliminar