miércoles, 21 de septiembre de 2016

Dulce y punzante

Es la castidad una tortura dulce y punzante; que permanente te recuerda cuanto tienes de caliente y de sumiso.
ayax{SG}

4 comentarios:

  1. Hermoso sin duda, la imagen, el texto, y la sensación de tener al otro castrado por y para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, me gusta ver cuando a pesar de la jaula destila precum, y hasta llega a eyacular.

      Eliminar
  2. ¿Duelen las jaulas de castidad? Nunca me ha dado por probarlas ni creo que me gusten pero me parecen un artilugio curioso pero como el que la lleve esté bien dotado lo pasará muy mal para meter todo eso dentro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que tener el pito en su mínima expresión para colocarlo con cierta comodidad. En cuanto te crece comienzan las sensaciones; para mí es como si el Amo me llevara apretando con su puño el pene; pensar eso me permite tolerarlo.
      Besos

      Eliminar