miércoles, 10 de agosto de 2016

Sueño su sangre

Ese corazón agitado late tan fuerte como para que escuche su llamado.
Ofrecido al sacrificio ruega ser devorado.
Ante tanta belleza y entrega no puedo ser indiferente.
Sueño el puñal y el golpe brutal al inclinarme para morder su pecho.
Sueño su grito de agonía cuando escucho su gruñido de dolor.
Sueño su sangre en el sabor de su sudor.
Señor Germán 




2 comentarios:

  1. Como siempre un placer leerte, Germán. Consigues transmitir muchísimo con unas pocas líneas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Christian, le debo la inspiración a mi extraordinario chico.
    Germán

    ResponderEliminar