domingo, 3 de julio de 2016

Yo brasa

Todos los fuegos se extinguen; me han advertido como si no lo supiera.
Toda hoguera se apaga cuando no le queda alimento para quemar.
Los volcanes y hasta los soles del universo se agotan.
La llama eterna dejará de ser eterna cuando alguien se descuide de atenderla.
Pero ese argumento no vale para mí.
Yo estoy dispuesto a quemarme con gusto mientras el fuego exista.
Tal vez el fuego me haga arder hasta convertirme en cenizas, y a eso no le tengo miedo.
Tal vez se apague y me deje solo en un mundo helado; motivo más que suficiente como para no quiera dejar de ser brasa,
ayax{SG}

2 comentarios:

  1. No te extinguirás mientras tengas esa capacidad de apasionarte y estés dispuesto a reavivar una y otra vez los rescoldos de las brasas.
    Lo percibo perfectamente en tu modo de escribir, en la entrega y pasión que pones hasta hacer arder los huesos de las palabras. Poesía pura como el tuétano de las mismas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javi por la comprensión y la compañía. La reflexión de esta entrada es la respuesta a aquellos, que supongo con las mejores intenciones, tratan de pesuadirme para que cambie de camino. Tal vez también a tí te ha pasado algo parecido.
      Besos
      ayax{SG}

      Eliminar