sábado, 25 de junio de 2016

Por fin la luz del día

No puedo llevar la cuenta de las veces que maldecí a la puta cama, al puto amarre y a mi puta suerte.
¿Por qué el Amo no decidió quitarse la mala leche descargando latigazos en mi lomo, en vez de abandonarme así, amarrado durante toda la noche?
Por fin ha llegado la luz del día, y con ella la esperanza de soltarme.
Quisiera abrazar sus piernas, y darle la mamada que endulce la nueva jornada.
ayax{SG}

1 comentario:

  1. jajjajja.. tu Amo sin duda sabe muy bien lo que trama.
    Intuye que tras librarte de las ligaduras darás rienda suelta al apetito voraz de una fiera amarrada.

    ResponderEliminar