jueves, 9 de junio de 2016

Cadena mía

Cadena mía, ¿no sabes que me he entregado a ti?
¿Por qué, entonces, no te enterneces ni te apiadas?
Mi sangre fue tu bebida y ya comiste mi carne.
No me aprietes los huesos.
Muhammad Ibn Abbad Al Muramid (1040-1095) Rey de Isbiliya

No hay comentarios:

Publicar un comentario