viernes, 22 de abril de 2016

Un bello animal

Un cuerpo, un hombre, un bello animal.
Tan animal como yo, que lo deseo.
Lo deseo poseer, hacerlo mío, mi esclavo, mi perro.
Quiero que me responda cuando lo toco como responde un instrumento al músico, como responde el mármol al escultor.
Necesito sentirlo vivo, vibrando.
El dolor, el placer serán momentos que es preciso transitar para calmar el ansia y encontrar la paz momentánea.
Tanto lo deseo que me es indispensable despertar su necesidad oculta, su ansiedad y su hambre de ser poseído.
Señor Germán

No hay comentarios:

Publicar un comentario