lunes, 29 de febrero de 2016

Stradivarius


Nalguitas jóvenes, firmes, magras que me recuerdan a un violín.
Si usas una vara imaginando que es el arco, arrancarás con cada raya marcada una nota sublime.
Zumbidos, quejidos, golpes y llantos, música para nuestros oídos crueles.
Señor Germán

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario