martes, 2 de febrero de 2016

Postfist

Después del fisting, a ciertos culoscoños expertos en esas lides, experimentados en muchas sesiones, y que babeantes se me ocurre no totalmente satisfechos; me gusta rematarlos con alguna maldad.
Como por ejemplo, pinzarles los labios del ojete o rociarlos con cera bien caliente.
Señor Germán

No hay comentarios:

Publicar un comentario