domingo, 10 de enero de 2016

Puñetazo

Aprende lo que es un puñetazo.
El poder de un puñetazo no proviene de tu mano o brazo.
Para dar un puñetazo con fuerza, debes lanzar el puño con casi todo tu cuerpo.
Esto incluye tus piernas, tus caderas, tu brazo y finalmente, tu puño.
Párate con tus piernas separadas cómodamente a la distancia de tus hombros, entonces da un paso hacia delante con el pie del lado del brazo opuesto al puño.
Si eres diestro, da un paso hacia delante con tu pie izquierdo.
Gira tus caderas mientras te preparas para dar el golpe.
Conforme lo lanzas, tus caderas girarán.
Este es el poder en tu golpe, cuanto más giren tus caderas más poderoso será tu golpe.
Ladea tus hombros para el golpe.
Échalos hacia atrás hasta como tus caderas y retira hacia atrás el brazo con el que vas a golpear.
Aprieta el puño con el que vas a pegar, cuanto más apretado mejor.
Asegúrate de que el pulgar esté por fuera de tus dedos.
Concéntrate en tu objetivo. No trates de adivinar el punto de impacto.
Debes concentrarse en un punto específico donde quieras que tu golpe acierte.
Si golpeas de manera descontrolada, podrías lastimarse.
Da rienda suelta tu golpe. Este comienza desde tus pies, que deben estar bien plantados en el suelo.
El poder debe salir desde tu pie trasero.
Empuja el suelo conforme giras tus caderas y hombros hacia tu objetivo.
Extiéndete hacia adelante en línea recta desde tu hombro.
Tu puño debería encontrar su objetivo en el momento preciso en que tu brazo, hombros y caderas estén completamente extendidos.
Mantén tu muñeca recta y golpea el objetivo con los dos nudillos más cercanos a tu pulgar.
Esos son los huesos más duros en su mano.
Construye tu fuerza.
Señor Germán

No hay comentarios:

Publicar un comentario