miércoles, 27 de enero de 2016

Los látigos

Los látigos del Amo son extensiones de sus manos, de sus brazos, de sus sentimientos.
Con ellos se expresa.
Castiga, corrige, domina, excita, acaricia.
Son sus pinceles, sus cinceles, la pluma con las que escribe sus mensajes sobre el pergamino que es la piel de su esclavo.
La comunión de los dos extremos a través del látigo, estalla de intensidad en el límite del dolor y la excitación.
ayax{SG}

2 comentarios:

  1. Desde luego, y no solo el látigo sino cualquier instrumento. A veces el látigo es el que menos se puede usar. Por lo demás es muy poético el escrito, me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Dominus Jaime. Mi ayax es un poeta que adora sentir las caricias del látigo; tengo que controlarme porque siempre me pide más.

      Eliminar