lunes, 25 de enero de 2016

Éxtasis

Lo sagrado y lo sexual pueden llegar a encontrarse en varios puntos.
Uno de ellos es, por ejemplo, en el orgasmo.
Orgasmo es un neologismo derivado del griego orgasmós, de orgádo, estar lleno de ardor, de orgué, agitación interior que enciende el ánimo.
Éxtasis místicos y éxtasis sexuales son casi imposibles de diferenciar por los testimonios de los protagonistas.
Esto no nos debe extrañar, ya que desde un punto de vista neurológico las regiones que presumiblemente son la base de las experiencias de arrobamiento espiritual, como el hipocampo y la amígdala, poseen numerosas conexiones con el hipotálamo, que controla la conducta sexual del organismo.
El éxtasis es una pérdida de control.
Es, por ello, un estado alterado de conciencia.
Y los estados alterados de conciencia siempre han sido considerados previos al contacto con la divinidad.
Óscar Urbiola

No hay comentarios:

Publicar un comentario