viernes, 2 de diciembre de 2016

Títere de guante


No recuerdo cuántos años tenía, eso sí era muy pequeño, y una hermana de mi madre para calmar mi molestia de tener que guardar cama por varios días me regaló un títere de guante.
Con mi manito de niño era difícil manejarlo hasta que adquirí un poco de maña para hacerlo.
En momentos de febrícula imaginaba personajes que obedecían mis órdenes así como me desobedecían cuando el títere se zafaba,  en ese caso recibían el castigo de unos azotes dados al guante.
Por un momento me he detenido a pensar en eso mientras me engraso la mano, tal vez ahora demasiado grande, con la que manipularé a este títere de carne y hueso, que con las ancas empinadas me permite el paso a su interior.
Señor Germán

jueves, 24 de noviembre de 2016

Todos los amaneceres, duro

Como todos los amaneceres te despiertas duro.
No importa si has descansado como un perro fiel a los pies de la cama de tu Amo.
No importa si te ha follado hasta dejarte el culo abierto y ardido.
No importa si la has pasado en vela entumecido por las ataduras y medio sofocado por la mordaza.
Siempre te amaneces duro.
Esa puta mente tuya no te deja descansar ni cuando duermes.
Siempre soñando, consciente como inconsciente en tu destino de siervo, en cuanto lo gozas y en cuanto me haces gozar.
Señor Germán

sábado, 19 de noviembre de 2016

Anillo de compromiso

Conozco un Amo que sella el compromiso de sus esclavos con estos anillos.
Acepta perros sumisos a prueba, a los que somete con disciplinas exigentes y sutiles torturas.
Aquellos que las superan y además tienen virtudes extraordinarias pasan a formar parte de su harem de esclavos.
Para este Dominante firmar contratos es una tontería, porque el compromiso del perro tiene que modificarlo físicamente.
Cree que es indispensable dejar la huella de la intervención del Amo en el cuerpo de su esclavo.
Adaptó entonces la costumbre occidental del anillo de compromiso, y perfora con uno grueso, sólido y perpetuo la verga del animal.
Es una buena idea, resulta atractivo llevarla a la práctica.
Señor Germán

domingo, 13 de noviembre de 2016

Cuero de potro

Un potro monta al potro.
Ambos cueros brillan, Uno de ellos con las marcas que le dejaron orgullos de macho resistiendo el quejido.
El otro, el del joven animal, además de brillante, inmaculado.
¡Qué tentación para el látigo!
Ese otro cuero que empuño, destrozado en tiras, ansioso de sudor y sangre...
Señor Germán

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Me pregunto

 Cierro los ojos.
Tratando de dominar mi agitación no puedo evitar un jadeo inaudible que me abre los labios y me seca la boca.
Mientras tanto me pregunto:
¿Me ayudará a soportar el dolor que busco el deseo que me está matando?
ayax{SG}

sábado, 5 de noviembre de 2016

Soy tu recipiente

Soy tu recipiente, vacíate en mí.
Estalla en mí, repítelo una y mil veces.
Busca tu alivio, tu descanso.
No pienses en mi desahogo, eso no importa.
Solo busca el tuyo, con eso me basta y sobra.
Quiero contener tu ira, tu lava, tus espasmos.
Descarga en mí tus impurezas hasta sentirte casto, limpio, nuevo.
 ayax{SG}

domingo, 30 de octubre de 2016

Patas largas

Me gustan los animales de patas largas.
Tanta es mi debilidad por ellos que no recuerdo haber escogido alguno que no las tuviera.
Cuando visten pantalones mi imaginación desnuda esas patas y se me llena la boca de saliva.
Saliva que correspondería que destine para humedecer sus ojetes.
Si son rebeldes podría atar sus brazos, envolverles el torso con una camisa de fuerza, pero siempre quiero dejar libres su patas.
Que las sacudan tratando de quitarme de encima mientras me introduzco causando el dolor lógico de la estrechez violada.
Que delicia trenzar mis piernas con esas patas sudadas al vaciarme victorioso.
Señor Germán

viernes, 28 de octubre de 2016

Las botas de cuero...


Las botas de  cuero negro ocupaban toda su visión...
Tenía que dominarse para no mirar a la cara al hombre que llevaba esas botas...
-No te moverás hasta que te diga. No levantarás la vista. No hablarás. Eres mi propiedad, mi objeto desnudo.-
-Si te mueves te castigaré con el látigo. No querrás eso esclavo.-
Controlándose agitó la cabeza afirmativamente, mientras su verga latió lujuriosamente.
Aunque todavía no pudiera entender, la sola idea del látigo le excitaba...
Se ponía más duro cuando usaba su culo después de levantar ribetes de fuego que dejaban marca por varios días.
Y más duro todavía cuando la boca caliente le besaba el dolor causado con el látigo, haciéndole olvidarse de la picadura para disolverse en puro placer...
Claire Thompson "Golden man"

domingo, 23 de octubre de 2016

Me gustan con bolas


Me gustan los sumisos con bolas.
Se interpreta que son viriles, valientes y dispuestos a llegar a las últimas consecuencias.
Así es, pero quiero también que me interpreten en el sentido más literal.
Me gustan con bolas porque sus bolas son muy sensibles, son vulnerables y los machitos tienen pánico de perderlas.
Mi trabajo es sencillo y placentero cuando tengo esas bolas en mis manos y compruebo que tan cierto es todo los que anteriormente expuse.
Señor Germán

jueves, 20 de octubre de 2016

Casting

Cada uno los siete putos que en ese momento estaban disponibles succionaron por turno el dedo medio de mi mano derecha.
Todos pusieron entusiasmo en la tarea porque, además de que la escena era vigilada por la Madame del prostíbulo, sabían que dependía de ese casting la elección de quien tuviera el privilegio de mamarme el glande hasta acabar.
Señor Germán

miércoles, 12 de octubre de 2016

A punto

Como un artesano trata a la arcilla húmeda.
Como un panadero trata a la masa.
El Amo me lleva hasta el punto para hornear, y luego me ensarta.
ayax{SG}

domingo, 9 de octubre de 2016

Revelación

Hasta ayer creía que su culo solo servía para cagar.
Ignoraba, cuanto dolor y cuanto placer le causarían los dedos invasores, el puño destructor y la verga aniquiladora del Macho que ha rendido todas sus resistencias y lo ha convertido en su puto esclavo.
Señor Germán

jueves, 6 de octubre de 2016

Confianza

¿Cómo es posible atar a alguien, vendarle los ojos, encerrarlo a oscuras en una habitación, y aún así conservar su confianza?
La confianza permite que un hombre se conecte con esa parte primitiva de su ser que implora rendirse a la misericordia de su Amo, sin saber que planes tiene para él; si esos planes implican placer, dolor, o ambas cosas a la vez  
Shayla Black

sábado, 1 de octubre de 2016

Cosquillas

No soporta las cosquillas, tanto le enloquecen que te incita a someterlo a sesiones interminables.
Se estremece y convulsiona, muerde la bola y se ahoga con sus propias babas.
Para salvarlo de la asfixia, bastará con hundirle en la piel más blanda de la planta las púas metálicas con las que le has torturado suavemente.
Señor Germán

lunes, 26 de septiembre de 2016

Bien educado

Hace unos años fui propietario de un perro al que bastaba decirle: 
- Ringo trae tu correa!, para que él mismo corriera contento a buscarla y traerla lo más rápido posible esperando que su Amo lo sacara a dar una vuelta.
- Qué perro tan bien educado! me decían los amigos.
Me pregunto si diran lo mismo cuando ahora le ordeno a mi esclavo que me alcance el látigo.
El me responde también con rapidez, y ya desnudo y predispuesto lo trae esperando que su Amo lo marque.
Señor Germán


miércoles, 21 de septiembre de 2016

Dulce y punzante

Es la castidad una tortura dulce y punzante; que permanente te recuerda cuanto tienes de caliente y de sumiso.
ayax{SG}

domingo, 18 de septiembre de 2016

Le va la vida


Cuando estoy acabando eso es lo único importante en el mundo.
La zorra que se beberá mi leche tiene que succionar sin detenerse, como si le fuera la vida en eso.
Y en parte es verdad, porque si falla le taparé la nariz y le hundiré la verga al fondo de la garganta, hasta verla agonizar.
Señor Germán

miércoles, 14 de septiembre de 2016

La dicha de la esclavitud

Hay placer en el control y en el dominio sobre otro, y este placer no puede ser sino erógeno.
¿Acaso el movimiento del penetrador y la pasividad del penetrado, los movimientos de embestidas y retiradas, uno abajo otro arriba, no constituyen nuestra experiencia más directa con el poder?
¿O habremos sido culturalmente formados en las coordenadas erógenas del amo y del esclavo?
En Occidente se ha valorizado el placer en el ejercicio del poder, en cambio el placer en la pérdida del poder y del control es degradante e inadmisible.
Sin embargo, aunque inaceptable, hay un placer en la total entrega a otro.
Susana Bercovich "La dicha en la esclavitud"

sábado, 10 de septiembre de 2016

Para que sirven las joyas

Soy dueño de una joya; nadie me convencerá que las joyas están para ser guardadas y cuidadas en una caja fuerte.
Usaré esta joya hasta gastarla, y hasta agotarme yo por el abuso.
Es el privilegio del dueño, y es el destino y fin de una joya.
Señor Germán

miércoles, 7 de septiembre de 2016

¡Qué nada me proteja de ti!

Sinceramente quiero ser tu esclavo; quiero que tu poder sobre mí esté consagrado por la ley, que mi vida esté entre tus manos, que nada me proteja o me defienda contra ti.
¡Qué placer cuando sepa que dependo de tu capricho, de tu gesto, de tus gustos!
¡Qué delicia, si alguna vez permites al esclavo besar los labios de los que depende su decreto de vida o de muerte!
Leopold Von Sacher-Masoch